Inicio Noticias A medida que aumentan las temperaturas, el riesgo de una complicación del...

A medida que aumentan las temperaturas, el riesgo de una complicación del embarazo también podría aumentar

117
0
Compartir

Las futuras madres son menos propensas a desarrollar diabetes durante el embarazo en un clima muy frío que las expuestas a unas temperaturas más calientes, según los investigadores.

Si se confirman en otros estudios, estos hallazgos podrían tener implicaciones importantes para la prevención y el manejo de la diabetes gestacional, según la autora principal del estudio, la Dra. Gillian Booth.

Los cambios en la temperatura quizá solo lleven a un aumento pequeño del riesgo de la diabetes gestacional, pero la cantidad de mujeres afectadas podría ser sustancial, según Booth, científica en el Instituto de Conocimiento Li Ka Shing del Hospital de St. Michael, en Toronto.

La temperatura ambiental podría aumentar el riesgo de una mujer embarazada de desarrollar diabetes gestacional, sugiere un nuevo estudio

Además, las áreas en las que la temperatura está aumentando debido al cambio climático podrían experimentar más casos de diabetes gestacional, teorizaron los autores del estudio.

Pero hay otras personas que no están tan seguras de este vínculo.

“La temperatura y el riesgo de diabetes es un tema candente”, aseguró el Dr. Joel Zonszein, director del programa clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

Pero el estudio no mostró una relación directa de causa y efecto, y Zonszein advirtió que es demasiado pronto para considerar que los hallazgos son definitivos.

“Las mujeres embarazadas o las que deseen quedar embarazadas no deberían prestar atención a este hallazgo ahora, ya que se necesitan más estudios para mostrar que hay un efecto causal real”, dijo Zonszein, que no participó en el estudio.

Además, “los hallazgos de este estudio no respaldan que el cambio climático, un incremento de las temperaturas globales, aumente la incidencia de la diabetes en Canadá o en todo el mundo”, dijo.

Booth explicó que la diabetes gestacional en las mujeres se desarrolla en el segundo trimestre de embarazo y normalmente es temporal. La diabetes gestacional se evalúa en las mujeres entre las 24 y las 28 semanas de embarazo.

Si hay una conexión entre la temperatura y el riesgo de diabetes gestacional, unas células llamadas grasa marrón podrían ayudar a explicarla.

Según Zonszein, “las células de grasa marrón son células que, en lugar de almacenar energía, la queman”.

Booth especuló con que el frío extremo desencadena la actividad de la grasa marrón, y de este modo se controla el aumento de peso. Podría incluso llevar a la pérdida de peso, mejorando así los niveles de azúcar en la sangre, indicó.

Pero Zonszein dijo que muchos factores ambientales (como la ingesta excesiva de comida, las bebidas azucaradas, la inactividad, el estrés y la falta de sueño) pueden provocar diabetes gestacional en las mujeres genéticamente susceptibles a la enfermedad.

“Los factores genéticos son muy importantes”, dijo, “y están afectados por muchos factores ambientales, y la temperatura probablemente sea uno más”.

Para este estudio, los investigadores analizaron alrededor de 500,000 nacimientos en el área de Toronto a lo largo de 12 años. Los investigadores también observaron la temperatura promedio durante 30 días antes de las pruebas de diabetes, y luego compararon las mediciones de temperaturas con los resultados de las pruebas de diabetes.

Entre las mujeres expuestas a un frío extremo (10 ºC bajo cero [14 ºF] o menos) en el mes anterior a la prueba, hubo menos de un 5 por ciento de diabetes gestacional. Pero esto sucedió en alrededor del 8 por ciento de los casos en que las mujeres se expusieron a temperaturas que promediaron los 25 ºC (75 ºF) o más, mostraron los hallazgos.

Además, las probabilidades de desarrollar la diabetes gestacional aumentaron ligeramente con cada aumento de 18 ºF en la temperatura, indicó Booth.

La asociación se mantuvo independientemente de si las mujeres nacieron en climas calientes o en regiones más frías, añadió.

“Además, la misma asociación se observó cuando miramos a los embarazos consecutivos de la misma mujer”, dijo Booth.

Además de una dieta saludable y la actividad física para evitar el exceso de peso, el control de la temperatura podría ser algo que las mujeres pueden hacer para tener un embarazo más saludable, sugirió Booth.

“Por ejemplo, bajar el termostato y salir fuera en invierno, o usar el aire acondicionado en verano, y evitar las capas de ropa excesivas cuando el clima es caluroso podría ayudar a reducir el riesgo de diabetes gestacional”, dijo.

El pasado mes de septiembre, un estudio sueco también reportó una asociación entre la temperatura y la diabetes gestacional. En ese estudio, los investigadores encontraron que la diabetes gestacional era más habitual en verano que en otras estaciones.

Booth dijo que los hallazgos del nuevo estudio también podrían atañer al desarrollo de la diabetes tipo 2.

“Los factores de riesgo de diabetes gestacional y de diabetes tipo 2 son prácticamente los mismos”, dijo.

Información suministrada por MEDILINE PLUS WEB