Inicio Opinión Independencia de Cataluña

Independencia de Cataluña

189
0
Compartir

El Reino de España es tal vez el único país del mundo cuyo himno nacional no tiene letra porque sus ciudadanos, teniendo nacionalidades distintas, no se ponen de acuerdo sobre el idioma y el contenido que dicha pieza debería tener.

El conflicto entre España y Cataluña no es sorpresa, desde sus orígenes el Estado español ha tenido una conformación multinacional, es decir, son pueblos muy diferenciados los que conviven entre sí.

El Estado es una unión jurídica de población, gobierno y territorio. Pero la nación es la integración de historia, cultura, idioma y relaciones sociales en un mismo pueblo. España tiene muchas naciones opuestas y, en esta complejidad, el Rey intenta ser la figura de la unidad nacional, aunque muchos no quieren más monarquía, sino república.

Entre las naciones radicalmente diferenciadas están Cataluña, Galicia, País Vasco, ninguna habla el español como primera lengua. Agréguense a la diversidad los canarios, los andaluces, estos también tienen idiosincrasias distintas a las de Madrid.

Estas naciones reciben el nombre de comunidades autónomas porque tienen gobiernos y leyes locales que les permite una libertad parcial, bajo el control de la suprema Constitución de España. Sin embargo, ese contrato social está desgastado y ha entrado en crisis.

Los nacionalismos de este rompecabezas provienen de siglos pasados, en el País Vasco se oye decir que las colonias en América jamás habrían logrado independizarse si hubiesen estado bajo su dominio, y no en las “débiles” manos de Madrid.

Por su parte, el pueblo catalán comenta que es España quien los necesita y no al revés, dado el inmenso aporte económico que su comunidad proporciona al Reino. Frente a este conflicto político que preocupa al mundo entero, la propuesta internacional es: aplicar soluciones políticas y jurídicas, descartando totalmente actos de represión policial y militar.

Cortesía Ciudad CCS