Inicio Noticias OPINIÓN| ¿Imbéciles o bots?

OPINIÓN| ¿Imbéciles o bots?

154
0
Compartir

“Claro y raspao” Ledezma, junto a un Muppet que se supone es Diego Arria, suplicó en Canadá una invasión militar, plis. Lo mismo hizo Almagro desde Cúcuta, histérico, por cierto. Tanto que después tuvo que matizar, como para que no se le notara el odio que le tiene a Venezuela.

“¡Apúrense, por favor!”- Tuiteaban algunos, que uno no sabe si son imbéciles de carne y hueso o un ejercito de bots.

Mientras tanto, Ramos Allup, apagaba las 77 velitas de AD en un pequeño ágape que nada tiene que ver con aquellas Romerías Blancas de cuando los adecos eran felices y lo sabían. Ramos, limpiándose del cachete unas migas de ponqué con nevado blanco AD, subió al podio y se desmarcó del plan belicista del ex adeco Ledezma, que tiró por tierra aquello de que adeco es adeco hasta que se muera y se fue demasiado a un lado aún más oscuro que el de su partido de toda la vida. Le reclamó Henry a Antonio la cobardía de pedir una guerra contra su país para verla de lejos, junto a toda su familia, desde un seguro balcón en Madrid.

“Maldito colaboracionista adeco, cuando lleguen los gringos, a ver a dónde te vas a meter” -Insultan a Ramos por las redes sociales, insisto, no sé si imbéciles de carne y hueso o un ejército de bots.

A todas estas, Kiko Bautista, exdispensador de veneno aquella nefasta Globovisión, tuiteó: “Luis Florido acaba de anunciar su candidatura nuncios a Voluntad Popular.” en un intento choreto de anunciar que Florido se va, se va, se va.

“Qué bien, se va esa basura de Voluntad Popular. Ahora debe ser tu ídolo Kico, basura colaboracionista se junta con más basura colaboracionista.” -La respuesta venenosa de un tuitero abrió un chorro de odio contra el ex simpático Bautista.

Entonces, abrumado por el chaparrón de veneno que una vez escupió pa’ arriba, intentó Kiko hacer un llamado a la razón: “Llamar basura a quienes no piensan como tú es de autoritarios, de fascistas…”. “No me victimizo. Al contrario por esa gente que murió es que me niego a seguir repitiendo mentiras.” “Disculpen, ni borracho ni loco (…) Dejen el odio que eso enferma.” ¡Señores, buenas noches!

Quiero creer que el veneno que hoy se le devuelve a Kiko, a Henry, a cualquiera que rechace una intervención militar, no sea de imbéciles de carne y hueso, sino de un ejército de bots. Dígamelo usted, amigo opositor.

Por Carola Chávez.